Manejar a La Paz

Viaje por carretera a La Paz: la capital tranquila de Baja Sur

De vacaciones en Los Cabos, uno puede verse tentado a no hacer nada más que relajarse junto a la alberca con una margarita en la mano. Sin embargo, hay quienes pueden querer mirar más allá de las tentaciones de Los Cabos y explorar Baja California Sur más a fondo. Si estás decidido a conocer la zona, debes empezar por la ciudad capital del estado, “La Paz”.

Para hacerlo te recomendamos cargar tu auto, cotizar el mejor seguro en México que puedas encontrar, equipar tu vehículo con refacciones y emprender camino en la carretera.   Podría decirse que la MEJOR forma de moverse por Baja California Sur es en automóvil. En coche, las rutas panorámicas se pueden disfrutar a un ritmo pausado con paradas en el camino. La mayoría de las principales compañías de renta de automóviles se encuentran en el aeropuerto de La Paz y tienen oficinas en todo Cabo San Lucas y San José del Cabo.  Es importante estar equipado con la cantidad adecuada de seguro de responsabilidad civil mexicano para evitar posibles problemas en la carretera.

Dos rutas conectan Los Cabos con La Paz: al norte desde Cabo San Lucas en la autopista 1 a lo largo de la costa hasta Todos Santos, luego al noreste a través de la península en la autopista 19; o al norte de San José del Cabo por la autopista 1, que serpentea a través del interior de la península y a lo largo del brillante cabo este.

La Paz, la capital del estado de 250,000 habitantes es el destino perfecto para tal explorar.

El ambiente de esta ciudad costera relajada se encuentra en su nombre “La paz“. No es tan turístico como Los Cabos, pero este es tal cual el “verdadero México” en el centro histórico de la ciudad, sus restaurantes y en la actitud genial de los lugareños, conocidos como los paceños es un encanto.

El ambiente de esta ciudad costera relajada se encuentra en su nombre, que se traduce como “La paz”. Justo al norte de la ciudad está la península de Pichilingue, con aguas tan azules y claras que se confunde con el Caribe.

Para quienes buscan aventura, la isla de Espíritu Santo y sus atolones circundantes son un paraíso para los deportistas acuáticos. El propio Jacques Cousteau se refirió a las aguas del Espíritu Santo como el “acuario del mundo”.

Finalmente, hay suficientes opciones de comidas informales y elegantes aquí para satisfacer incluso el gastrónomo más particular. El marisco fresco es el nombre del juego en La Paz y la pesca del día está en el menú en casi todas partes.

Cuando llegues, no dejes de ir al centro Cultural La Paz. Gran parte de la historia y la cultura de la ciudad se pueden absorber a través de un tranquilo paseo por el centro de la ciudad y el malecón que comienza en la Plaza Constitución, el zócalo de la ciudad. La plaza del pueblo está dominada por la Misión de Nuestra Señora del Pilar, fundada por misioneros jesuitas en 1720.

En el malecón ve para el brunch al pintoresco restaurante Maria California y luego ve por una copa de vino de Baja California en el elegante patio del restaurante Las Tres Virgenes.

Más tarde o al siguiente día ve a la península de Pichilingue perfecta para amantes de la playa. La mayoría de los visitantes comienzan en Playa Balandra, una bahía de aguamarina rodeada de colinas desérticas.

Playa Tecolote, tiene restaurantes y otros servicios, te sinetas en una mesa en la arena y pide cubos de cervezas frías y pescado preparado al estilo zarandeado. Literalmente todo el día puedes “Nadar, comer, beber y repetir”.

Relacionado: Manejando de Oaxaca a Puerto Escondido.